Actor Edward Olmos stands with strikers at El Super in Los Angeles

México, DF. La empresa Chedrahui enfrenta desde este miércoles una huelga en sus tiendas El Super, que opera en Estados Unidos, por parte de trabajadores que desde hace más de dos años la han denunciado por cometer diversas violaciones laborales, entre ellas no contar con un contrato colectivo

Los trabajadores pugnan porque se les otorguen 40 horas garantizadas de labores a los empleados de tiempo completo, suficientes días por enfermedad pagados, protecciones por antigüedad, salarios justos, beneficios de seguro médico accesible, el derecho a organizarnos sin represalias y respeto en los lugares de trabajo, informó el Sindicato de Trabajadores Unidos de la Industria de Alimentos y el Comercio (UFCW, por sus siglas en inglés), al que están afiliados los empleados inconformes y el cual ha logrado extender las protestas contra Chedrahui hasta México a través de la organización Poder.

“Chedraui obtuvo ganancias por más de 100 millones de dólares el año pasado, pero en Estados Unidos mantiene condiciones laborales injustas. Los trabajadores piden mejora de salarios, días de enfermedad pagados y servicios médicos, entre otros”, abundó.

Hace una semana doce personas fueron arrestadas durante una acción de desobediencia civil pacífica frente a una sucursal de Chedrahui, en Los Angeles, y la huelga estalló esta madrugada, un día antes de que se celebre el Día de Acción de Gracias en Estados Unidos, en siete sucursales de El Super, donde además los trabajadores solicitan a los consumidores que realicen sus compras en otros establecimientos.

La UFCW precisó, a través de un comunicado, que desde septiembre de 2013 los trabajadores han laborado sin contar con un nuevo contrato, pese a que la Corte y una resolución de la Junta Laboral de los Estados Unidos ordenó desde agosto pasado a los directivos de la empresa que regresen a la mesa de acuerdos. Llevan más de año y medio de ausencia de la mesa, a la que asistieron  “pero para entablar una negociación de mala fe, ya que se han negado a dar información crucial para que se lleven a cabo las pláticas”, denunció la organización.

Apuntó que después de los arrestos de la semana pasada, Chedraui reanudó las negociaciones con el sindicato durante dos días pero sin proporcionar a los trabajadores información clave para avanzar en las negociaciones. y que resulta necesaria para hacer efectivos beneficios que son un estándar en la industria, como suficientes días por enfermedad pagados y servicios médicos.

Ricardo Icaza, presidente del Local 770 del sindicato UFCW, señaló que Grupo Comercial Chedraui obtuvo ganancias de más de $100 millones de dólares, el año pasado, y consideró que ”los miembros de nuestro sindicato contribuyeron grandemente al éxito de la compañía, por lo que autorizamos esta huelga por prácticas laborales injustas, porque ya es tiempo de que El Super deje de emplear sus tácticas ilegales de estancamiento y se siente a negociar de buena fe, un contrato que compense a nuestros miembros por su duro trabajo”.